Ribeirão Preto, 29 de Junho de 2022

NUESTRAS OFICINAS

Artículos y publicaciones


Mar

Pasante obtiene retiro por invalidez

El Instituto Nacional del Seguro Social tendrá que conceder retiro por invalidez al pasante de una empresa que tenía carga horaria y ejercía la misma función que los empleados efectivos, además de, también, hacer horas extras. El Juzgado Especial Federal Civil de Americana (SP) determinó la concesión del beneficio por entender que el cumplimiento de la jornada, “aliado a la no eventualidad del trabajo, al pago de contraprestación compatible con la condición de empleado y la subordinación jurídica a la empresa, caracterizan típico contrato de trabajo, y no simple pasantía curricular”.
 

El pasante que recibirá el beneficio era estudiante universitario de Ingeniería Mecánica y firmó contrato de pasantía con una empresa de tecnología. Sin embargo, pasó a trabajar en el sector de calidad y no en el de mecánica. Además de cumplir la misma carga horaria de los demás empleados, recibía el mismo salario y hacia horas extras.
 

En 2006, fue víctima de un accidente de auto que lo imposibilitó de ejercer cualquier profesión. Después de sufrir el accidente, el pasante protocolizó la requisición administrativa por incapacidad, que fue megada por el INSS bajo la justificativa de falta de comprobante de calidad de asegurado.

De acuerdo con la legislación, para conceder el retiro por invalidez, el requirente debe cumplir algunas condiciones, entre ellas la de ser asegurado de la Previsión y ser considerado incapaz, total e definitivamente para el trabajo. Además, la ley confiere un agregado del 25% al valor de la renta mensual del retiro cuando el beneficiario necesita de asistencia permanente de otra persona.

Para la jueza Federal Marilaine Almeida Santos, que profirió la sentencia en octubre del año pasado, como el pasante cumplía ocho horas diarias y 44 horas semanales, su situación era análoga a la de empleado. “Cabe resaltar que el cumplimiento de larga jornada compromete el rendimiento del estudiante, desatendiendo a la finalidad principal de la pasantía, que es vivenciar situaciones reales en el medioambiente de trabajo en su área, sin perjuicio de la formación técnica”, dijo en la decisión.


El desvirtuamiento del compromiso de pasantía, según ella, comprobó la calidad de asegurado obligatorio del régimen general de la Previsión Social del pasante, en la condición de empleado.

El hecho de que la empresa jamás haya aportado contribuciones sociales debidas en el período, no quita el derecho del muchacho, teniendo en vista que la obligación es que el empleador aporte las contribuciones sobre el salario de sus empleados. “No puede el requirente sufrir perjuicio como consecuencia de la burla y omisión de su empleador en lo que atañe a la naturaleza contractual y la correspondiente obligación de proceder a los aportes”, afirmó la jueza. Ella determino que el INSS conceda el retiro por invalidez con adicional de 25% sobre la renta, en el plazo de 30 días.

Fuente: Conjur


© 2012 - Valente Advogados - Direitos Reservados

Atual Interativa